LA FLAUTA Y EL ESTANQUE

February 10, 2016

 

Ikkyoku tocaba con su flauta una hermosa melodía a la orilla del estanque. Su Maestra, atenta, la escuchaba desde lejos. Notó que el ritmo era constante(mente) interrumpido por pequeños errores que Ikkyoku cometía.

 

La Sensei se acercó a ella: -he observado que has practicado todas las tardes la misma melodía durante varias semanas y no consigues tocarla sin interrupción aunque es evidente que ya la sabes de memoria-.

Ikkyoku se justificó diciendo que la pieza era muy difícil de interpretar.

 

-Me parece que no sabes estudiar correcta(mente). A partir de hoy, cada vez que cometas un error comenzarás nueva(mente) desde el principio de la melodía. No importa si te equivocas al inicio, a la mitad o casi al final. Cada vez que se interrumpa, comienzas desde la primera nota. Cuando logres interpretar toda la melodía sin interrupción, intenta tocarla igual dos veces más. Si logras completar tres rondas seguidas habrás dominado tu mente-.

 

Tres días después la Sensei fue atraída a la orilla del estanque por la cadencia que la flauta de Ikkyoku emitía. Sigilosa(mente) se sentó a disfrutar del maravilloso concierto.

 

Cuando Ikkyoku sopló la última nota de su limpia interpretación, la voz de su Maestra resonó cual eco:

 

- Ahora, siéntate a contar tu respiración frente a la pared. Con el mismo método pronto encontrarás la iluminación-.

Please reload

DESTACADO

LA FLAUTA Y EL ESTANQUE

1/2
Please reload

LO MÁS RECIENTE
Please reload

visita