TIGRES Y DRAGONES

February 17, 2016

 

 

Después de meditar, Musho se acerca a su Maestro y le comparte:

-Maestro, no puedo concentrarme, siento mucho miedo y ansiedad-.

 

El Maestro, tranquilo, le demanda:

-Muestrame el tigre que te está amenzando-.

 

La discipula confundida no entiende las palabras de su Maestro:

-¿Qué dijo?-

 

Roshi, ecuánime, insiste:

-¿Acaso hay un tigre frente a ti amenzando tu vida?-.

 

Musho, aún sin entender, contesta:

-No Maestro. Pero me refiero a que me da ansiedad salir del templo y regresar a mi vida normal.

Me da miedo padecer hambre, pobreza y soledad-.

 

Compasivo, Nyogen sugiere:

-Entonces, muestrame el dragón que te espera saliendo de este templo-.

 

La practicante, aún más confundida, se aventura a decir:

-Los dragones no existen Roshi-.

 

El Maestro, amoroso, afirma:

 

-Solamente cuando tenemos una amenaza frente a nosotros que pone en peligro nuestra vida, como un tigre, despierta la sensaciones de miedo. Lo único que podemos hacer ante esto es huir o atacar. No hay tiempo de dejarnos sucumbir ante estas sensaciones, sino moriremos. Por otro lado, acertadamente, los dragones no existen, lo mismo que el futuro. La ansiedad es querer vivir en el futuro y se alimenta de nuestra imaginación… Entonces, muestrame el tigre que te amenaza mientras meditas o muestrame al dragon que te espera saliendo de este templo-.

 

Tratando de analizar las palabras, Musho confieza:

-No hay ningun tigre ni dragon-.

 

Nyogen Roshi, benvolente, la invita:

-Entonces, regresa a meditar.

Cuenta tu respiración que es lo único certero.

Manten la mente aquí y ahora donde no hay tigres ni dragones.

 

Please reload

DESTACADO

LA FLAUTA Y EL ESTANQUE

1/2
Please reload

LO MÁS RECIENTE
Please reload

visita